viernes, 2 de enero de 2015

El amor es obediente



Con la excusa

de un café sin pasar
te tomé
bocado a bocado

una y otra vez
deletreé tus sonidos
Bebiéndote por completo
encarcelé mi conciencia
hasta que no supe
de quién mismo era el sentido 
 y después
                te pude ver
                             en tu piel
                                  y la noche se hizo
                                                  trasnoche
                                                           y tu camino
                                                                      mi caminar