viernes, 30 de julio de 2010

Corbata



La asfixia de tus nudos
se cuelga de los sueños
yacen las palabras intolerantes
Inconscientes


Los tatuajes del señor hornean
adultos
mientras las cenizas forjan números
las sombras iluminan
vagabundos


Ojos tibios hierven
otra vez
otra vez
¡Silencio!


Quiero volver a decir
¡Chócale!




4 comentarios:

ƒriandise dijo...

el silencio me ha seguido ya en varias ocaciones hoy dia... casualidad? hay que hacerle caso? sera? buaa

saludito

Tuchis dijo...

Aún así no se quiere, siempre se hace caso al silencio

Mono dijo...

A los meses paso por acá.

El blog ahora ha tomado un sentido poético, chevere.

Saludos.

Pentapodologa dijo...

El silencio es parte de lo cotidiano... lo duro es cuando a veces se mete tanto que no lo soportamos.